Las reglas están para romperse y la historia para reescribirse, y eso hizo David Hockney cuando descubrió el conocimiento secreto de los más grandes artistas del Renacimiento. Su tesis es que desde comienzos del siglo XV muchos artistas occidentales utilizaron la óptica (espejos y lentes, o una combinación de ambos) para crear proyecciones vivas que sirvieran de punto de partida a sus creaciones.

Lejos de desacreditar a los artistas que utilizaban estos métodos o sus grandes obras, lo que David hace es redirigir nuestra mirada, repensar en donde residía su maestría. Ya sea en el Renacimiento o en la actualidad, en lo analógico o en lo digital, la pericia del artista está en otro lado. Los medios no hacen al fin.

“ El conocimiento secreto no trata sólo de las técnicas perdidas de los grandes maestros. También trata del presente y del futuro. Nos habla de cómo vemos, arreglamos y construimos imágenes hoy en día en una época de manipulación informática. A través de una búsqueda constante, cuestionando las ideas y la práctica heredadas, y sin dar nada por supuesto, Hockney nos abre los ojos y nos hace ser conscientes de la manera en que percibimos y representamos el mundo.” (txt de contratapa del libro)