Archivo de la categoría: La técnica

7 consejos para el aprendizaje de la fotografía digital

Incorpora en tu uso de la fotografía digital la sabiduría de la fotografía analógica.

No soy un fanático de la fotografía analógica pero reconozco que las personas que aprendieron fotografía a la manera clásica tienen un bagaje que les falta a los que no tuvieron esa experiencia. Poder disparar sin límites no garantiza que los resultados sean mejores, todo lo contrario. Confiar en que alguna de las muchas fotos que he hecho sobre el mismo tema sea buena es asegurarnos el fracaso. Creer que lo que no he hecho bien en el momento del disparo ya lo arreglaré en el ordenador es también garantizarnos la frustración. La facilidad engañosa y el bajo coste de la fotografía digital se convierte en una trampa para el fotógrafo creativo.

AnselAdams

Ansel Adams en el Parque de Yosemite haciendo fotografías con una cámara de placas de 20×25 cm. La roca El Capitán que él inmortalizó a la derecha.

Ansel Adams recomendaba que la enseñanza de la fotografía se hiciera con cámara de placas. Eso suponía trabajar con un trípode, ver la imagen invertida en el cristal esmerilado, enfocar con la lupa, medir la luz con el fotómetro de mano, colocar el diafragma y la velocidad manualmente en la óptica, cerrarla, colocar el portaplacas en el respaldo, sacar la protección y disparar con el cable, volver a colocar la protección y retirar el portaplacas. Varios de estos pasos se hacían con un trapo negro con el que te cubrías la cabeza y que posibilitaba que los reflejos no te impidieran ver bien la imagen. Luego en el laboratorio de casa revelabas el negativo uno por uno. Preparabas los líquidos de revelado (revelador, baño de paro y fijador) con la temperatura y la disolución adecuadas. A oscuras, metías la placa en el tanque de revelado y empezabas el proceso que podía durar cerca de veinte minutos. Acababas con el lavado y secado en condiciones de ausencia total de polvo. Pero todavía no podías ver la imagen. Aún quedaba hacer una copia por contacto para saber si valía la pena que le dedicaras, en muchos casos, toda una tarde para lograr una copia 40×50 de calidad. Todo este proceso tenía un coste elevado por los materiales y los aparatos que se necesitan, además de poder disponer de un espacio suficiente que se multiplicaba en función del tamaño final de las copias que querías hacer.

Reconozco que ese proceso me resultaba tedioso y que ha sido un descanso pasarme a la fotografía digital. No disfrutaba con la artesanía de la fotografía. Además mi economía también me lo agradece. Pero creo que podemos incluir en nuestro aprendizaje de la fotografía digital algunos elementos de la fotografía analógica que nos ayuden a corregir algunos hábitos negativos. Se trata de imponernos una serie de limitaciones que podíamos encontrarnos antiguamente.

7 consejos para evitar malos hábitos en el aprendizaje de la fotografía digital:

1.- Dispara una única imagen de cada tema.
Así aprendes a decidir cuál es el mejor encuadre y la mejor exposición.
2.- Si tienes uno, dispara con trípode.
Así reduces la cantidad de fotos que puedes hacer y el resultado será más satisfactorio.
3.- Pon el modo de enfoque en manual.
Eso te obligará a decidir qué plano de la imagen quieres enfocar.
4.- No mires el resultado en la pantalla de la cámara hasta que llegues a casa.
Ya aplicarás tu lado crítico luego, ahora mira y disfruta.
5.- No recortes la imagen en el ordenador.
Así aprendes a mirar con atención todo lo que incluyes en la foto.
6.- Trata la imagen en el ordenador para que sea lo más similar a lo que has visto, sin efectos.
Así tus fotografías no parecerán cromos.
7.- Haz una copia en papel de un tamaño mínimo de 30×40.
Así sabrás la calidad real de tus fotografías.

¿Blanco y negro o color?

retrato Humberto Rivas

Sirva esta imagen, realizada en uno de sus talleres, como homenaje a Humberto Rivas. @Luis Ochandorena

¿Blanco y negro o color?. Esa es una de las primeras elecciones del fotógrafo. Cada una de ellas implica una forma de mirar. El B/N son los huesos y el color es la piel. El B/N es la estructura de la foto y el color es la superficie. El primero es más mental, el segundo es emocional. Podemos compararlo con el dibujo y la pintura. Empecé mirando en B/N y luego pasé al color. Hace tiempo que ya no podía volver a ver en B/N. Ahora puedo alternar sin problemas entre uno y otro. Mi experiencia fotográfica se ha ampliado.