© Paul Strand

Como fotógrafos formamos parte de un grupo que ha ido explorando este medio expresivo. No venimos de la nada sino que recogemos el testigo que hemos heredado y procuramos llevarlo un poco más allá para que otros puedan recogerlo. Reconocer a aquellos que, en el pasado y en el presente, nos ayudan a abrir y ampliar nuestras mentes visuales es necesario para saber qué lugar ocupamos nosostros. Paul Strand fue una de esas personas. Sus imágenes son sencillas y directas. De él podemos aprender su determinación y su generosidad. Gracias, maestro.